El salario emocional o el económico ¿Cuál es el ganador?

May 31, 2019

El punto de vista de las empresas no es el mismo al de antes. Las prioridades y beneficios de los empleados han ido cambiando acorde a las tecnologías y demandas. La realidad de antes era que la gente empezaba a trabajar a los 15 años, se casaban jóvenes, tenían dos o tres hijos y trabajan 40 años para la misma empresa.

 

En las empresas familiares, la prioridad era conseguir dinero para la familia. Con el crecimiento e incorporación de personal y gracias a la mentalidad de todos son familia se fue creando un sentimiento de lealtad, dando relevancia al bienestar de los colaboradores.

 

Con el crecimiento y el paso del tiempo, el punto de vista pasó a ser más enfocado a los propietarios para dar lugar a los directivos. Un poco después, con la incorporación de la bolsa internacional, la necesidad de una mayor inversión tomaba prioridad y prácticas para garantizar rentabilidad, abaratar costos y reducción de personal innecesario se volvieron las normas.

 

Si esta realidad fuera la actual no existiría este artículo, entonces ¿a dónde nos estamos encaminando?

 

En este mundo nada es constante, así como las empresas familiares con su crecimiento tomaron fuerza, recursos y cambiaron, las nuevas tecnologías y prácticas están trayendo de vuelta los sentimientos de antes. La prioridad de automatización está empezando a tomar un segundo plano para dar espacio al bienestar y el servicio personalizado.

 

La sobre explotación, las horas no saludables, las presiones sin estructurar y los ambientes hostiles ya están cobrando en la salud de los empleados, ampliamente demostrado en el incremento de estrés, ansiedad, depresión y ausentismo en el trabajo, causando que las personas busquen mejores empleos con otros ojos. Ya un rolex no resulta tan valioso si significa tener a cinco personas gritándote.

 

La satisfacción de los empleados como factor de empleabilidad y producción hace que el poder vuelva a ellos, cuestionando las condiciones de trabajo a las que se enfrentarían. Claro está que esto depende mucho de donde viva la persona ya que el ambiente cultural afecta mucho las demandas, pero se puede notar como la eficiencia laboral de un empleado que se siente valorado, apreciado, cuidado, a diferencia con un empleado donde le pagan muy bien pero no tiene tiempo para disfrutar de las cosas que ganaron o regresan a sus hogares con una carga mental que no les permite estar plenamente con sus seres queridos. No sirve de mucho tener mucho dinero cuando no se puede gastar.

 

Lo que termina haciéndonos preguntar ¿en qué consiste el salario emocional? o ¿por qué muchos han pensado en Google cuando se hicieron esta pregunta?

 

Son los beneficios sociales / emocionales que se le puede aportar a un trabajador. Ejemplos simples de estos son el de dar el día del cumpleaños como libre, y si justo cae un fin de semana, que la persona pueda pasarlo a un lunes o viernes. Es el dar la posibilidad de traer a hijos o mascotas a la empresa, el tener un break-room para desestresarse, el remodelar la oficina para tener luz natural y espacios verdes, el poder ir a la sala de urgencias porque paso algo sin tener en la parte de atrás de la cabeza que te van a despedir mañana por hacer eso.

 

El salario emocional es el bienestar de saber que la empresa volvió a ser familia y no solo te ven como el dinero que les estas generando o ahorrando, ganando nuevamente tu lealtad para velar realmente porque se logren tus objetivos personales y profesionales. Es el cuidar al empleado y a cambio ellos cuidarán de ti y tus clientes.

 

Algunas personas podrán decir ¿qué puedo hacer para mejorar esto? ¿me costará mucho dinero? ¿cuándo podré ver realmente el cambio?

 

Lo que presentamos en el artículo es un cambio cultural, algo que se hace gradualmente y conlleva atención para poder adaptarse adecuadamente. Si se dan muchas cosas a la vez solo significarán una inversión desmesurada de dinero para beneficios que muchos no comprenderán lo que pueden usar hasta pasados unos meses, significando más un gasto que una inversión. ¿De qué sirve hacer un bar de smoothies para los empleados cuando ellos no saben que pueden tomarlos gratis o realmente preferirían una máquina de capuchino?

 

Es necesario saber qué es lo que les gusta, los motiva, los aliviará de tensiones y potenciará. Si ellos constantemente están pensando que no tienen tiempo para despedirse de sus hijos en la escuela, tal vez un simple cambio de horario de entrada laboral cambiaría drásticamente la forma en que la persona comenzaría su mañana, garantizando su eficiencia en vez de tener un debate moral de si ellos están siendo buenos padres o no.

 

Muchas personas asocian un cambio cultural y una incorporación de salario emocional con, una vez más, la imagen de Google con sus toboganes, sus nap-pods, sus cafeterías con toda la comida que puedan comer gratis, mesas de ping-pong, futbolitos, mesas de pool y mucho más. Piensan en infraestructura, no en política (cosa que no se puede ver en las imágenes claramente).

 

Otros piensan que si se dan muchas libertades, las personas no trabajarán las 40 horas, no lograrán alcanzar los resultados y se perderá mucho dinero, pero uno tiene que considerar también, ¿Cuántas personas realmente trabajan las 40 horas? Ahora mismo, si estás leyendo esto en la oficina, vas a poder notar personas desenfocadas, pensando en las cosas que tienen que hacer en sus casas, en sucesos de sus conocidos, viendo Facebook a escondidas, chateando con sus celulares debajo de la mesa, o que salieron a fumar un cigarrillo. Lo importante no es la cantidad, sino la calidad del tiempo aplicado, que alcancen las metas y si las personas están satisfechas con las cosas que están haciendo y sienten que sus intereses están siendo velados, ellos trabajarán más por su cuenta.

 

Una práctica simple usada por Mondelez Internacional en Suiza era ver de dar de antemano libre los días puente, hacer un cálculo anual de cuánto se debería trabajar por semana y después el colaborador tenía que usar sus tiempos para cumplir con las cuotas, haciendo que el trabajo no sea el estrés de “tengo que estar a las 8 en punto” y tampoco una carrera a las 17:00 para salir.

 

Las prácticas que se pueden incorporar son infinitas, solo es necesario tener la puerta abierta para escuchar realmente lo que está pasando. Ver a las personas y no simplemente pensar “si hay algo en que podría mejorar, ellos me lo dirían”. Atrévete a tomar dos pasos adelante y notarás cómo el resto empieza a seguir.

 

Y tú, ¿Qué salario emocional estás recibiendo/dando? ¿Qué práctica podría hacer que tu semana sea más productiva? ¿Qué haces para que el entrar a la empresa te dé una sonrisa y no un suspiro?

 

 

¡¡¡Siéntelo!!!

 

 

#desarrollopersonal #motivación #ambientelaboral #saludlaboral #potencialhumano #inteligenciaemocional #re_creandote #sientelo #salarioemocional

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram